Dos consejos para mejorar como guitarristas clásicos

Cuando tocamos la guitarra clásica nos puede suceder que estemos tan concentrados en los movimientos de nuestras manos y dedos que se nos haga difícil atender al mismo tiempo a la música y a la calidad de lo que está sonando.

Dos consejos para mejorar como guitarristas clásicos

Muchas veces nos ha sucedido que hemos tocado una pieza y al terminar hemos creído, casi con total seguridad, que la hemos tocado mal, que ha sonado mal y después preguntando a la gente que nos escuchaba entre el publico, estos nos han dicho que la pieza ha sido excelente, la hemos tocado y les ha sonado muy bien.

Es decir, que nos habíamos equivocado al juzgarnos.

Los sentidos no pueden estar en dos sitios a la vez, así que para poder juzgar cómo estamos tocando y sonando, si lo estamos haciendo bien o si podemos mejorar algún aspecto de nuestras ejecuciones en publico con la guitarra clásica, te propongo dos consejos que pueden ayudarte a apreciar mejor tu trabajo con la guitarra:

Grábate en audio

Hazte con una grabadora y graba tu interpretación de las obras. Grábate tocando. Después deja la guitarra y escúchate con atención. Cuando al escucharte descubras cosas que no te gustan, no las veas como fallos sino como puntos a mejorar. Esta visión relajada escuchando como un observador desde fuera, te dará una visión más cercana a cómo te escucha realmente tu publico y te puede ayudar a mejorar.

También puedes seguir el audio con la partitura delante y darte a ti mismo una clase de interpretación.

Grábate en video

El segundo consejo consiste en grabarte con una cámara de vídeo. Así verás tus dedos moviéndose por el mástil, verás tu postura corporal y sobre todo tu cara y tus gestos. Te sorprenderás enormemente porque descubrirás cosas que ni imaginas que estaban pasando. A veces hacemos caras que acompañan a la música y gesticulamos en exceso, dibujando expresiones que parecen más de una película de cine mudo que de un guitarrista de guitarra clásica. Estas expresiones en ocasiones reflejan exceso de tensión corporal que deberíamos eliminar.

No es bueno poner una cara fea cuando nos equivocamos en un pasaje. El publico no debe conocer que eso es un fallo. Debemos recuperarnos de este fallo y rápidamente proseguir nuestra interpretación.

Prueba estos dos trucos que te propongo y descubrirás muchas cosas sobre tu manera de tocar que hasta ahora te habían pasado desapercibidas.


Si quieres iniciarte en la guitarra clásica o si ya llevas tiempo tocando y deseas mejorar tu practica, puedes unirte a mis cursos de guitarra clásica Online donde en pocas semanas transformarás y mejorarás completamente tu manera de tocar la guitarra clásica.

Ahora es tu momento, accede a mis cursos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba