Guitarra clásica y paisajes

Siempre me ha gustado y me ha motivado la intensa y cercana relación que existe entre la música y las imágenes en los audiovisuales: cine, video, televisión… Es como si cada una de las partes potenciara a la otra. Ver imágenes con música o escuchar música con imágenes es una experiencia que aumenta por el efecto de las dos sensaciones sentidas al mismo tiempo.

El arte de componer para audiovisuales es algo difícil pero un reto maravilloso. Es un bonito reto poder decir con música, escribir una banda sonora, subrayar con sonidos, las sensaciones que aparecen en la pantalla, esas imágenes que vuelan entres nubes, o caminan por bosques, o nadan en el mar, y se pierden entre la vegetación o ramas de arboles movidas por el viento de una tormenta. Cualquier imagen que uno pueda imaginar, puede ser subrayada, apoyada con sonidos.

Estos días he escrito música para unas imágenes en video. Llevaba ya tiempo pensando en esta música y después de escribirla, de planificarla, casi sin esfuerzo ha encajado en el video que he trabajado en un montaje sonoro al que he titulado «Silence». Es curioso como el sonido, los sonidos y la música, bien trabajados, pueden describir el silencio y la tranquilidad. Casi hacen desaparecer los ruidos y eso que se trata de sonidos también.

En este video de corta duración, hago una exploración en forma de banda sonora para imágenes de paisajes de nubes, estrellas, bosques y caminos. Para ello utilizo guitarra clásica, en combinaciones rítmicas y melódicas minimalistas y juego con el espacio, la panorámica de los diferentes sonidos repartiéndose a izquierda y derecha del oyente. También he utilizado instrumentos electrónicos para darle un toque de efectos a las composiciones.

Si estás interesado en que escriba música para tu proyecto audiovisual puedes contactar conmigo y hablamos.

Te presento «Silence», espero que lo disfrutes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba